Tu Ex

15 lecciones que puedes aprender de tus propias rupturas

GIRLISMESEn Girlismes puede que recibamos una comisión si compras algo a través de los enlaces de nuestro contenido.

Las rupturas duelen, pero también pueden ayudarte a tomar conciencia y aprender de tus errores. Aquí hay 15 lecciones que tu propia ruptura puede enseñarte sobre la vida.

“Ser rechazado por alguien no significa que también debas rechazarte a ti mismo o que debas pensar en ti mismo como una persona menor”. -Jocelyn Soriano

Una verdad universal es que las rupturas son difíciles.

No importa si eres tú quien está rompiendo o si eres el que está siendo roto, siempre hay un cierto nivel de dolor y dudas que quedan atrás.

Este dolor y la duda pueden derribarte, casi pueden forzarte a tomar malas decisiones y pueden destrozar tu autoestima.

Comienzas a cuestionar tu valor en este mundo y sin nadie allí para levantarte, puede ser fácil caerte y no volver a levantarte.

15 lecciones que puedes aprender de tus propias rupturas

Sin embargo, no tiene por qué ser así, las rupturas siempre serán difíciles, pero es la forma en que las tratas lo que realmente puede cambiar la situación.

Aquí hay 15 lecciones de vida que puede aprender de su ruptura, si puede tomar un descanso del duelo y tratar de ver el panorama general.

#1 Todo cambia y nada se detiene

El hecho de que no quisieras que las cosas cambiaran, no significa que puedan permanecer igual. El cambio sucede todo el tiempo, a veces para bien ya veces para mal, la única opción que tienes en el asunto es si puedes aceptarlo o no.

Una ruptura puede cambiar el curso de tu vida por completo, es posible que las cosas que habías planeado ya no sean posibles, que tengas que mudarte, cambiar de trabajo o incluso convertirte en padre soltero. A veces, estas cosas están fuera de tu control y lo único que puedes hacer es aceptarlo y seguir adelante, al igual que muchas otras cosas que te dan y te quitan en la vida.

#2 Tú eliges tu camino

Todos los cambios que surgen de una ruptura pueden dejarte sintiéndote perdido y solo, comenzarás a sentir que estás luchando contra la marea y que estás perdiendo. Sin embargo, no tiene por qué ser así, estos cambios van a suceder, pero si los acepta y toma el control, entonces puede elegir exactamente el camino que desea seguir.

Comenzarás a recuperar el control total sobre tu vida, no tendrás a nadie a quien responder sino a ti mismo y podrás liberarte. No tienes que pensar en una ruptura como el final, sino como el comienzo de un nuevo capítulo.

#3 Lo bueno se convertirá en lo malo

Esos recuerdos que alguna vez atesoraron de estar acostado en la playa o reír en el jardín trasero comenzarán a dolerte. Cada vez que ocurre una ruptura, se vuelve fácil elegir todos los buenos momentos que alguna vez compartieron. De hecho, a menudo puede ser difícil identificar los puntos negativos.

Sin embargo, no se deje engañar, cada relación tiene altibajos, a veces los altibajos valen la pena y otras no. No hay nada de malo en ahondar en el pasado, pero hay todo de malo en torturarte a ti mismo.

# 4 ‘¿Qué pasaría si?’ son peligrosos

Qué pasaría si solo te volverá loco, son preguntas que nunca se pueden responder y siempre estarán sin resolver. Trate de mirar hacia adelante en su lugar. Trate de cuestionar sus próximos movimientos y elecciones, porque solo ellos le darán respuestas que significarán algo.

#5 El contentamiento no es felicidad

Que tu relación te haya dejado contento no significa que te haya hecho feliz. Puedes estar contento con algo sin que te haga verdaderamente feliz. En cierto modo, el contentamiento es una forma de asentarse. Es la idea de que no eres ni infeliz ni feliz, es algo que significa que no estás particularmente afectado de ninguna manera.

Sin embargo, la felicidad es algo diferente, la felicidad es ese abrumador sentido del derecho, es algo que quieres proteger y algo por lo que estás dispuesto a luchar. El contentamiento es muy diferente de la felicidad.

#6 Tienes que ser honesto contigo mismo

Está bien extrañar a tu expareja, está bien pensar en sus mejores cualidades y las razones por las que te enamoraste. Sin embargo, también debes pensar en las cosas malas. Debes ser honesto contigo mismo sobre toda la relación, lo bueno y lo malo.

Tienes que aceptar que te duele y que no puedes negarlo. Si eres honesto contigo mismo, entonces puedes volverte más fuerte. Si te mientes a ti mismo, entonces te estás convirtiendo en la víctima.

#7 La negación solo te niega la libertad de seguir adelante

Algunas personas pasan toda su vida en negación. Pero la cosa es que no llegan muy lejos. La negación es algo que te detendrá. Si la ruptura de la relación fue tu culpa, entonces acéptalo, acepta las razones e intenta cambiarlas. Si la desaparición de la relación fue su culpa, entonces acéptalo y acepta que no había nada que pudieras hacer. Sea honesto con usted mismo acerca de la avería, de lo contrario, es muy probable que la encuentre de nuevo.

#8 Colores verdaderos

A veces, puede ser impactante cuánto cambia una persona durante una ruptura. Alguien que una vez conociste y amaste, puede convertirse en un extraño para ti. Pueden cambiar y distorsionarse tanto que te preguntas cómo te gustaron. Puede ser difícil aceptar estos cambios y podría ser más fácil inventar excusas para permitirlos.

Lo que debes entender es que estos realmente son los verdaderos colores de tu expareja, ya no sienten la necesidad de impresionarte. Este es el verdadero ellos y si no te gusta, entonces es mejor que rompas de todos modos.

#9 Dejar ir es difícil pero necesario

Puede ser difícil aceptar que ya no compartes tu vida, de la misma manera que puede ser difícil aceptar que tu expareja ya no comparte la suya. Es fácil en estos días iniciar sesión en las plataformas de redes sociales para ver qué está haciendo su ex, pero eso no significa que deba hacerlo.

De hecho, esto normalmente es una muy mala idea, las personas solo muestran las cosas que quieren en los sitios de redes sociales, por lo que, si bien es posible que veas fotos de tu ex divirtiéndose, es posible que esa no sea la imagen completa. Sin embargo, eso no importa porque aún te lastimarás al ver esas fotos, lo mejor que puedes hacer es hablar con tu ex o dejarlo en paz.

#10 El karma está ahí afuera

Puede ser fácil ser rencoroso cuando estás lastimado, especialmente si la persona que te lastima parece no estar afectada. Sin embargo, esto no significa que debas actuar con ese despecho. El odio es muy parecido al veneno, si te permites sentir odio, entonces la única persona a la que afecta eres tú.

#11 No todo dolor es malo

El dolor es difícil de atravesar, aunque eso no significa que siempre sea malo. A veces, enfrentar tu dolor y vivirlo puede convertirte en una persona mucho más fuerte al final. Una forma de pensamiento budista bien conocida es pensar en tus cosas como rotas, pensar en tus seres queridos como desaparecidos, aceptar que están rotos y aceptar que se han ido. Por ejemplo, considere un vaso, puede beber de él, puede disfrutarlo, pero siempre piense en él roto, y luego, un día, cuando se rompa, ya habrá hecho las paces.

#12 Disfrutando de tu propia compañía

Uno de los mayores ajustes al pasar por una ruptura es la cantidad de tiempo que pasarás solo. Sin embargo, esto no tiene por qué ser algo malo, puedes pasar este tiempo conociéndote a ti mismo nuevamente. Disfruta de las cosas que te hacen feliz y date cuenta de que no tienes que responderle a nadie más que a ti mismo. Puede ser realmente liberador disfrutar de tu propia compañía.

#13 La gente ama la miseria de los demás

Una triste verdad acerca de las personas es que algunos se deleitarán con las desgracias de los demás. Verás muy rápidamente cuántos de tus amigos son ese tipo de personas.

#14 Eres más fuerte de lo que pensabas

Puede ser fácil caer en una relación dependiente, en la que tu pareja hace todos los trabajos que tú no puedes. Sin embargo, descubrirá muy rápidamente que todas esas cosas que pensaba que no podía hacer, las puede hacer. Sólo necesitabas ese empujón para averiguarlo.

#15 Cuando está destinado a ser, está destinado a ser

No puedes discutir con el destino, es posible que quieras, pero no puedes. A veces, lo mejor es aceptarlo y seguir adelante. Aunque te duela, aunque quieras quedarte y luchar, no puedes cambiar las cosas que están destinadas a suceder y no debes hacerlo. Lo más saludable que puedes hacer es dejar ir lo que no estaba destinado a ser y seguir adelante y descubrir qué es.

Las rupturas siempre van a ser difíciles, pero si puedes aprender de ellas, seguir adelante y convertirte en una persona más fuerte gracias a ellas, ¿eso no hace que valga la pena, al menos al final?

Hay razones para todo en la vida y una ruptura no es diferente, así que en lugar de señalar con el dedo o culparte a ti mismo, dedica tu tiempo a buscar esa razón, ¡quién sabe a dónde te llevará la búsqueda!

Recuerde, una ruptura puede ser amarga, pero puede elegir enfrentarla y convertirla en una experiencia de aprendizaje que cambie su vida si puede tener en cuenta estas 15 cosas que puede aprender de su ruptura.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba